SANIDAD INTERIOR

SANIDAD INTERIOR

No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de nuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.

Romanos: 12-2

Para que haya una sanidad debe haber primero una restauración.

¿Qué es restauración interior?

Es poder sacar de dentro del corazón muchas heridas y cosas que molestan a nuestra vida. Además se hace referencia al proceso de recuperar, recobrar, reparar, y/o volver a poner algo en el estado que antes estaba.

En esta sociedad en que vivimos generalmente vemos situaciones traumáticas que se han vivido desde la niñez o en otras etapas de la vida y que se han convertido en patrones de comportamientos equivocados, los cuales muchas veces nos impiden relacionarnos plenamente con las demás personas y llevar a cabo planes con sus vidas. Es importante experimentar entonces la sanidad interior dejando atrás traumas y circunstancias dolorosas; para así irradiar una vida plena en Cristo Jesús.

Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas,

Y que tengas salud, así como prospera tu alma. 3 Juan 2

Pero a cada uno de nosotros fue dada la gracia conforme a la medida del don de Cristo. Efesios 4-7

La restauración interior tiene que ver con la paz que podamos experimentar no solo a nivel personal, sino también espiritual. Dios quiere llenar nuestra vida de esa paz que sobrepasa todo entendimiento, desea renovarnos, sanar todas las heridas emocionales, los recuerdos dolorosos depositados en nuestra mente los cuales nos atormentan y le roban a Dios el primer lugar.

La restauración interior nos libera completamente de las ataduras del enemigo que nos tenían marcados antes que llegáramos a Dios y que en ocasiones han querido volver a atar nuestra vida para que no seamos un instrumento útil y eficaz en las manos de Dios.

Recuerda entregar tus cargas a Dios y dejar que Él actué, oremos para obtener la victoria, perdona a aquellos que te han herido, acepta el amor de Dios, aprópiate de sus promesas, renuncia a esos sentimientos negativos.

Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, Filipenses 3-13

Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo. 1 Tesalonicenses 5-23

Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres. Juan 8-32

Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad. Filipenses 4-8

Dios te bendiga,

Estela de Victoria

Esposa de Pastor

Distrito 32

 

 

 

Agregar Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *