MUJER, TÚ HACES PARTE DE ESTA HISTORIA

MUJER, TÚ HACES PARTE DE ESTA HISTORIA

Celebrar los 60 años de las Damas Dorcas en nuestra iglesia en Colombia nos invita a brindar un gran reconocimiento a mujeres valientes que trabajaron arduamente desde el inicio.

La población femenil siempre ha sido numerosa en nuestra iglesia en toda Colombia y desde el inicio tomaron la bandera para evangelizar. En los sesenta tuve la oportunidad de conocer “obreras” dedicadas de tiempo completo, quienes trabajaron con los pocos recursos de la época; las que alcancé a conocer fueron mi admiración. Ya en los sesenta siendo adolescente admiraba a la esposa de mi pastor, la hermana Tránsito de Blanco. Hacia los ochenta trabajé con líderes nacionales entre ellas Gabriela de Bernal, Judith Agredo de Rivera,  etc. Mujeres que trabajaban sin descanso.

Hoy también hay un gran número de servidoras que por más de 20 años y en las diferentes regiones, continúan firmes, predicando a Jesucristo. Creo que ellas pueden repetir como el apóstol Pablo: “…todo lo he llenado con el evangelio” Romanos 15:19. Actualmente conozco una anciana de 88 años quien tiene en su casa una REFAM a la cual asisten amigos y vecinos de diferentes edades. Ella ha sido invitada a diferentes congregaciones para escucharle contar cómo se evangelizaba en muchas poblaciones en la época de la Hna. Larsen y sus narraciones inspiran a los jóvenes del momento. ¡Gloria a Dios!

Vidas de mujeres ejemplares que inspiran a las jóvenes para seguir escribiendo la historia de la predicación  del Evangelio, no solo en Colombia sino en todo el mundo donde estamos haciendo misiones.

Hay mujeres valiosas y con experiencias en Dios formando líderes jóvenes con sus enseñanzas, aconsejando adolescentes y jóvenes con un corazón lleno de amor. En ellas hay alegría y satisfacción en el Señor por la experiencia de vida de la mano del gran Salvador. Mujeres que aún brindan su sabiduría a las familias de este tiempo tan necesitadas, a la juventud y a la sociedad en general.

¡Deseamos llegar al final con este sentir! “Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús, Señor nuestro”. Romanos 8:38-39

Martha de Forero